Canción actual

Title

Artist

Current show

Música Continua

12:00 am 6:00 am

Background

El hotel perfecto

Escrito por el agosto 18, 2021

¿Cómo sería tu hotel ideal? Después de cumplir algunos añitos y tener achaques de espalda, tenemos claras algunas características básicas para que un hotel sea perfecto o, al menos, se acerque.

Pretendíamos hacer un listado de características del hotel ideal, pero nos hemos dado cuenta de que también teníamos que incluir las más básicas.

LIMPIEZA

No habría ni que decirlo, pero hay que hacerlo. La limpieza de la habitación y del baño son prioridades básicas, esas cosas que no se pueden excusar. Por muy económico que sea el lugar, nada le impide estar limpio: lo que uno paga son las comodidades, los servicios, la atención incluso… pero la limpieza tiene que venir de serie en cualquier alojamiento. 

 EL INTERNET 

A estas alturas de la vida los hoteles que “anuncian” una Wifi Zone son reliquias del siglo pasado. ¿Por qué voy a tener que ir a la recepción con mi portátil para conectar? Me recuerdan a las salas de fumadores de los aeropuertos: son las recepciones para adictos a internet de los hoteles.

Luego están los que cobran por una hora –o por un día– de conexión. ¿De verdad? ¿No cobras suficiente por la habitación que necesitas que te pague el ADSL de un mes para conectar durante unas horas? ¿Es el futuro de tu hotel: vender acceso a internet y regalar las camas?

 LA CAMA 

La media de estatura ha ido aumentando conforme han ido pasando los años y los colchones de 80 x 180 de algunos hoteles tienen más años que muchos de sus huéspedes. 

Si estas acostumbrada a la cama de casa, recuerda que puedes caer al suelo. Eso por no hablar de tener que dormir con las piernas dobladas porque se salen los pies o porque, directamente, no hay sitio porque la parte de abajo de la cama lo impide o choca contra la pared.

Ahora hablemos del colchón que no sea de lana, de paja, de pelo de caballo… o una madera forrada con una tela. Tan horribles son los colchones en los que te hundes tanto que tienes que llamar a recepción para que vaya alguien a ayudarte a ponerte en pie, como los que te dejan la espalda llena de cardenales.

EL DESAYUNO

El hotel ideal tiene que tener el desayuno incluido. Pero un desayuno de verdad, no un café aguado y dos galletas. ¿No es uno de los momentos que esperas con más ilusión cuando estás en un hotel? Bajar al desayuno y lanzarte a recorrer el buffet libre con productos locales eligiendo lo que quieres llevarte a la mesa –y después otro rato colocándolo para que la foto quede bonita, claro!


Opiniones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados con *